27 horas después…

El equipo de D.A.T.A. llegó a este #DAL2012 con grandes expectativas y a medida que van pasando las horas las vemos confirmadas.  Este año el evento contó con 5 equipos que decidieron abordar problemáticas vinculadas a seguridad, derechos de niños, ambiente y ciudad, y defensa del consumidor. Las aplicaciones serán analizadas por un equipo de jurados pero en este artículo queremos contar algo de lo no visible, de lo intangible de la experiencia de esta auténtica maratón de desarrollo en busca de mejorar la vida de nuestro país y del continente.

Los equipos han trabajado sin descanso y con el correr de las horas, algunas de las mejores tradiciones de nuestro país comenzaron a pasar. La noche fue momento propicio para que desarrolladores compartieran sus frustraciones, sueños, esperanzas y filosofías, con música de Bajofondo. Todas las edades han estado presentes, hay amigos, hay familias, hay «lobos solitarios», todos comparten una misma propuesta, una forma de ver las cosas.

En el medio cosas pasan. Soluciones que no aparecen, problemas técnicos y de los otros. Feedback. Los equipos se mezclan, cooperan entre sí. Intercambian consejos. Todos quieren ganar pero en realidad hay algo más fuerte que los une. Ha sido una larga noche, la han pasado «picando código», compartiendo el peso del sueño y soñando con que todo es posible de aquí en más. Han hecho una de las actividades más facinantes del ser humano: dar vida a sus ideas, las cuales probablemente caminarán más allá de este particular momento en el tiempo. Aprendieron, compartieron y cooperaron. Picarón codigo juntos, y eso es mucho más de lo que ningún jurado, ningún reconocimiento, ninguna competencia podrá otorgarles. Felices de haber podido ofrecer el lugar donde esta magia pasa y de poderlo contar.

Showing 14 comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*