Criterios de evaluación DAL Uruguay

En este artículo contamos lo que tomaremos en cuenta para evaluar los proyectos que se presenten en la etapa uruguaya del DAL. A nivel regional aquí hay un enlace a buenos ejemplos para algunos criterios generales para la evaluación.

En Uruguay la evaluación se va a guiar por los siguientes criterios -en general alineados con los regionales- pero «a la Uruguaya».

  1. Relevancia: ¿Qué tan relevante es el problema que se busca resolver? Asumiendo que trabajamos sobre un problema social determinado, este criterio busca establecer la importancia en el contexto de nuestro país, incluyendo la posible cantidad de personas a la que puede ayudar.
  2. Replicabilidad-Escalabilidad: ¿Puede ser  la iniciativa fácilmente adaptable a otros países o lugares?
  3. Eficacia: ¿La iniciativa resuelve el problema planteado de la forma más eficaz posible? En resumen, hace lo que debe hacer y lo hace bien.
  4. Innovación: Innovar es combinar conocimiento para una crear una solución que anteriormente no existía o que mejora sustancialmente aquellas que existían anteriormente. Si la idea no ha sido probada anteriormente, estamos frente a una idea original, lo cual supone el máximo en la escala de puntaje.
  5. Elegancia: El término elegancia lo usamos en dos sentidos. El primero en referencai a que el código sea «elegante» (no somos puristas y sabemos de las limitaciones de tiempo, solo indicamos que preferimos algo sencillo, facill de leer y lo más limpio posible). En un segundo sentido lo usamos cuando vemos buen diseño asociado al sitio que lo hace visualmente atractivo. En resumen, también nos gusta que sea lindo.
  6. Usabilidad: Siguiendo la definición sencilla, nos interesa saber qué tan fácil de usar podría llegar a ser por el público objetivo de la aplicación. Sabemos que un prototipo puede no llegar a ser inmediatamente usable, pero sí nos interesa el potencial que tenga.
  7. Datos Abiertos: La idea es que las aplicaciones se nutran de las bases de datos públicas abiertas que existen para trabajar con ellas. Si algunos equipos requirieran abrir más datos y ponerlos a disposición de todos (por ejemplo vía CKAN) para desarrollar su aplicación, esto también será valorado. El uso de los datos abiertos nos ayuda a promover la idea de construcción de valor.
  8. Sostenbilidad a nivel local: Si bien una idea puede ser buena, replicable, usable, elegante e innovadora, la pregunta es si es factible que con el debido apoyo pueda mantenerse en el tiempo más alla del hackhatón en Uruguay.

Las categorías están consideradas igualmente importantes y los jurados las evaluarán del 1 al 10 en cada una de ellas. Los equipos presentarán a los jueces sus ideas en una presentación de un máximo de  7 minutos. Los jueces podrán realizar todas las preguntas que consideren pertinentes. Posteriormente los jueces deliberarán y comentarán cada uno de los proyectos eligiendo los ganadores del concurso.

Visualización de datos

Con el espíritu de fomentar la participación de más personas de todos los ámbitos y potenciar el desarrollo del uso de datos abiertos en otras disciplinas como el periodismo de datos, incorporaremos en Uruguay una mención a la visualización de datos.

Esto abarca desde infografías (estáticas, digamos), pasando por el procesamiento de datos con herramientas de visualización (les prometemos un nuevo artículo con más detalles e ideas sobre esto pronto) y llegando hasta pequeñas herramientas o aplicaciones de visualización.

De esta forma, queremos abrir la cancha y bajar la barrera de entrada a Desarrollando América Latina, para que todos podamos apropiarnos de los datos.

 

 

 

La información es hermosa (o al menos útil)

Hace un tiempo dí con un blog (bastante famoso) que se llama Information is beautiful (la información es hermosa). Éste muestra de manera útil nuevas formas de visualizar información que siempre hemos tenido frente a nuestras narices, como qué tan buenos son los remedios de la abuela. Lo esencial para esta y otras iniciativas es que haya información y que esa información se encuentre en formatos abiertos, con licencias abiertas que permitan a las personas usarlas para múltiples fines. La información tiene diversas formas de ser intepretada y puede ser útil más allá de los ojos de quien la tiene o genera circunstancialmente. La idea es bastante intuitiva, las cosas que se pueden hacer promisorias, pero aún así hay un detalle no menor: ¿donde conseguimos la información?

Quienes han seguido este blog habrán visto ocasionales referencias al derecho al acceso a la información, en donde se ha argumentado la centralidad de este derecho. La idea tiene 240 años y no es particularmente innovadora. En esencia se dice que por el mero hecho de ser personas tenemos derecho a saber que es lo que nuestro gobierno hace, en particular los documentos que maneja y la forma en que toma decisiones. Nada dramático ¿verdad?

Sin embargo como varios estudios señalan, a Uruguay le cuesta un poco avanzar en ese sentido. Tanto para publicar información, como para responder información. Hay varias opciones para empezar a contribuir a resolver este problema: dar largos discursos, pontificar sobre la transparencia,  hacer juicios  y un largo etc. Vivimos en la época de internet, así que decidimos con un grupo de personas hacer algo más práctico: permitir que la gente pregunte al Estado enviando un correo electrónico.

Para eso, usando un software abierto llamado Alaveteli creamos el sitio web quesabes.org que permite a cualquiera realizar una solicitud de acceso a la información pública. La idea ha sido bien recibida por mucha gente, que ahora siente al Estado más cerca, puede preguntar más cosas y obtener información la cual antes o bien le era vedada, o bien se había perdido porque a nadie le parecía de interés. Algunos organismos del Estado -en la era de internet- han dicho que «ellos solo responden generalmente en papel, y solo si les llenas unas formas, de manera presencial» (sic). Otra gente más sensata (y con más sentido de la realidad) responde correos electrónicos con información valiosa con la que podemos hacer cosas, por ejemplo: UNASEV.

Consultados sobre la cantidad de accidentes de tránsito en lo que va del 2012 UNASEV nos envió una tabla excel con todos los datos que ellos disponen a la fecha. Como todos sabemos, los accidentes de tránsito son la mayor causa de muerte entre los jóvenes en nuestro país y esta gráfica es capaz de representarlo de manera sencilla:

[chartboot version= ‘2.0’ code= ‘5AE9’ border= ‘1’ width= ‘600’ height= ‘325’ attribution= ‘0’ jsondesc= ‘{«containerId»:»visualization5AE9″,»dataTable»:{«cols»:^{«id»:»»,»label»:»MES»,»pattern»:»»,»type»:»string»},{«id»:»»,»label»:»Rutas departamentales»,»pattern»:»»,»type»:»number»},{«id»:»»,»label»:»Rutas nacionales»,»pattern»:»»,»type»:»number»}|,»rows»:^{«c»:^{«v»:»ENERO»,»f»:null},{«v»:18,»f»:null},{«v»:21,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»FEBRERO»,»f»:null},{«v»:28,»f»:null},{«v»:15,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»MARZO»,»f»:null},{«v»:37,»f»:null},{«v»:21,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»ABRIL»,»f»:null},{«v»:27,»f»:null},{«v»:10,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»MAYO»,»f»:null},{«v»:29,»f»:null},{«v»:12,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»JUNIO»,»f»:null},{«v»:23,»f»:null},{«v»:16,»f»:null}|}|,»p»:null},»options»:{«legend»:»right»,»isStacked»:false,»vAxes»:^{«title»:null,»minValue»:null,»maxValue»:null,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»useFormatFromData»:true},{«viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»minValue»:null,»maxValue»:null,»useFormatFromData»:true}|,»animation»:{«duration»:500},»booleanRole»:»certainty»,»hAxis»:{«minValue»:null,»maxValue»:null,»viewWindow»:null,»viewWindowMode»:null,»useFormatFromData»:true}},»state»:{},»view»:{},»chartType»:»ColumnChart»}’ ]

¿Pero qué más podemos saber gracias a estos datos?  Sabemos (y ahora podemos ver) la cantidad de gente que muere por departamento, y sus edades:

[chartboot version= ‘2.0’ code= ‘DD3E’ border= ‘1’ width= ‘600’ height= ‘325’ attribution= ‘0’ jsondesc= ‘{«containerId»:»visualizationDD3E»,»dataTable»:{«cols»:^{«id»:»»,»label»:»Departamento»,»pattern»:»»,»type»:»string»},{«id»:»»,»label»:»TOTAL»,»pattern»:»»,»type»:»number»}|,»rows»:^{«c»:^{«v»:»Montevideo»,»f»:null},{«v»:66,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Artigas»,»f»:null},{«v»:7,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Canelones»,»f»:null},{«v»:37,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Cerro Largo»,»f»:null},{«v»:10,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Colonia»,»f»:null},{«v»:13,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Durazno»,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Flores»,»f»:null},{«v»:6,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Florida»,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Lavalleja»,»f»:null},{«v»:9,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Maldonado»,»f»:null},{«v»:20,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Paysandú»,»f»:null},{«v»:12,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Río Negro»,»f»:null},{«v»:7,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Rivera»,»f»:null},{«v»:11,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Rocha»,»f»:null},{«v»:9,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Salto»,»f»:null},{«v»:9,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»San José»,»f»:null},{«v»:16,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Soriano»,»f»:null},{«v»:7,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Tacuarembó»,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:»Treinta y Tres»,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|}|,»p»:null},»options»:{«is3D»:false,»pieHole»:0,»booleanRole»:»certainty»,»colors»:^»#3366CC»,»#DC3912″,»#FF9900″,»#109618″,»#990099″,»#0099C6″,»#DD4477″,»#66AA00″,»#B82E2E»,»#316395″,»#994499″,»#22AA99″,»#AAAA11″,»#6633CC»,»#E67300″,»#8B0707″,»#651067″,»#329262″,»#5574A6″,»#3B3EAC»,»#B77322″,»#16D620″,»#B91383″,»#F4359E»,»#9C5935″,»#A9C413″,»#2A778D»,»#668D1C»,»#BEA413″,»#0C5922″,»#743411″|,»hAxis»:{«useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»minValue»:null,»maxValue»:null},»vAxes»:^{«useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»minValue»:null,»maxValue»:null},{«useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»minValue»:null,»maxValue»:null}|,»title»:»Fallecidos por Departamento»},»state»:{},»view»:{},»chartType»:»PieChart»}’ ]

[chartboot version= ‘2.0’ code= ‘976F’ border= ‘1’ width= ‘600’ height= ‘325’ attribution= ‘0’ jsondesc= ‘{«containerId»:»visualization976F»,»dataTable»:{«cols»:^{«id»:»»,»label»:»Edad»,»pattern»:»»,»type»:»number»},{«id»:»»,»label»:»TOTAL»,»pattern»:»»,»type»:»number»}|,»rows»:^{«c»:^{«v»:12,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:13,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:14,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:15,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:16,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:17,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:18,»f»:null},{«v»:7,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:19,»f»:null},{«v»:14,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:20,»f»:null},{«v»:14,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:21,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:22,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:23,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:24,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:25,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:26,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:27,»f»:null},{«v»:6,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:28,»f»:null},{«v»:7,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:29,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:30,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:31,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:32,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:33,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:34,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:35,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:36,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:37,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:38,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:39,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:40,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:41,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:42,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:43,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:44,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:45,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:46,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:47,»f»:null},{«v»:6,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:48,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:49,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:50,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:51,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:52,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:53,»f»:null},{«v»:6,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:55,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:56,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:57,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:58,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:59,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:60,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:61,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:62,»f»:null},{«v»:4,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:63,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:64,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:65,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:66,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:67,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:68,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:69,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:70,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:71,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:72,»f»:null},{«v»:5,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:73,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:75,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:76,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:77,»f»:null},{«v»:3,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:78,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:79,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:81,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:82,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:84,»f»:null},{«v»:2,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:85,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:86,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:92,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:97,»f»:null},{«v»:1,»f»:null}|},{«c»:^{«v»:null,»f»:null},{«v»:null,»f»:null}|}|,»p»:null},»options»:{«animation»:{«duration»:500},»lineWidth»:0,»booleanRole»:»certainty»,»pointSize»:7,»hAxis»:{«useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:97,»min»:12},»minValue»:12,»maxValue»:97,»title»:»Edad»},»vAxes»:^{«useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»minValue»:null,»maxValue»:null},{«useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»minValue»:null,»maxValue»:null}|,»legend»:»right»,»title»:»Fallecidos por Edad»},»state»:{},»view»:{},»chartType»:»ScatterChart»}’ ]

Pero más allá de las lindas gráficas podemos complejizar un poco la cuestión. ¿Cuál es la situación en este mismo semestre en otros países con población similar al Uruguay, tales como Costa Rica o Nueva Zelandia? ¿Y porqué son diferentes?

[chartboot version= ‘2.0’ code= ‘A33A’ border= ‘1’ width= ‘600’ height= ‘325’ attribution= ‘0’ jsondesc= ‘{«containerId»:»visualizationA33A»,»dataTable»:{«cols»:^{«id»:»»,»label»:»MES»,»pattern»:»»,»type»:»string»},{«id»:»»,»label»:»UY»,»pattern»:»»,»type»:»number»},{«id»:»»,»label»:»NZ»,»pattern»:»»,»type»:»number»},{«id»:»»,»label»:»CR»,»pattern»:»»,»type»:»number»}|,»rows»:^{«c»:^{«v»:»TOTAL»,»f»:null},{«v»:257,»f»:null},{«v»:119,»f»:null},{«v»:177,»f»:null}|}|,»p»:null},»options»:{«vAxes»:^{«title»:null,»minValue»:null,»maxValue»:null,»useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null}},{«useFormatFromData»:true,»viewWindowMode»:»pretty»,»viewWindow»:{«max»:null,»min»:null},»minValue»:null,»maxValue»:null}|,»isStacked»:false,»animation»:{«duration»:500},»booleanRole»:»certainty»,»hAxis»:{«useFormatFromData»:true,»minValue»:null,»maxValue»:null,»viewWindow»:null,»viewWindowMode»:null},»legend»:»right»},»state»:{},»chartType»:»ColumnChart»}’ ]

Existen muchos factores, algunos son institucionales, otros son operativos y probablemente para quienes gusten de explicaciones culturales, también las habrá. Pero con datos en la mano es posible saber un poco más de que exactamente afecta este fenómeno que es terriblemente relevante para nuestras vidas.

Si tuvieramos más datos podríamos tal vez empezar generar determinada información que pueda potencialmente predecir donde se producen algunos accidentes, cuantificar mejor los factores de riesgo  y rebatir con abrumadora evidencia afirmaciones tales cómo que usar el casco «viola  la libertad individual» (sic) de las personas. Podríamos dar mejores debates públicos, podríamos ayudar a las autoridades a cumplir su función y eventualmente resolver un problema en que nos va la vida a todos.

Nuestras visualizaciones pueden no ser tan bonitas como las del blog que cite inicialmente. Hay muchas formas de jugar con estos datos, porque una vez que la información se encuentra disponible, en formato electrónico, podemos hacer muchas cosas con ellas. Tradicionalmente, en varios países del mundo, algunos servidores públicos han pensado que liberar información es en realidad una pérdida de tiempo. Nada más lejos de la verdad. No siempre es cómodo pero casi siempre es útil y ocasionalmente genera belleza. Es un largo camino pero cooperar de forma transparente para resolver problemas sociales generalmente paga. Para eso precisamos información pública y la precisamos más pronto que tarde.  El acceso a la información es un derecho pero también por la fuerza de los cambios en la tecnología y nuevas formas de colaboración y participación ciudadana, se ha tornado una verdadera necesidad. Sería una lástima no darse cuenta.